A pesar de ser un clásico, a nadie le cabe dudas de que una joya sigue siendo al mismo tiempo uno de los regalos más especiales que se pueden hacer. Y si lo haces bien, también puede ser un regalo original. Un collar,  una pulsera o un anillo... es regalar una joya es especial, tanto para los que le cuesta ponerse casi cualquier ocmplemento, como para los más sumergidos en el mundo de la moda. 

 En cuanto a tí, a la hora de decirdirte a regalar un joya, lo más importante a tener en cuenta para que tu regalo sea inolvidable para su destinatario es: 

  1.  A quién vas a sorprender.
  2. Cuál es el motivo por el que le quieres sorprender, ¿es un día u ocasión especial?, ¿por el placer de sorprenderle?
  3. ¿Cuáles son los gustos particulares de la persona a la que vas a hacerle el regalo? 
  4. ¿Hay alguien que te pueda ayudar a elegir mejor? 

Regalar una joya a tu pareja

Esta es quizá la opción más frecuente. Y es una gran ventaja, ya que al tratarse de tu pareja, si no conoces aún en profundidad sus gustos, al menos sí tendrás la posibilidad de indagar y descubrirlos. 
Las joyas Hissia están pensadas para una mujer real, con carácter y personalidad propia, siempre con un aire moderno para usar tanto en el día a día como en ocasiones especiales. 

las claves para regalar una joya que emocione 3

Regalar una joya a tu madre o a tu padre

Si se trata de tus padres, piensa en sus gustos y en sus necesidades. Cuáles son sus hábitos, qué tipo de joyas utilizan y cuáles les resultan más incómodas debido a su estilo de vida. 
Decídete por una pieza versátil, de esas que puedan disrutar en cualquier momento y convéncele de que una joya no es sólo para una ocasión especial. 

las claves para regalar una joya que emocione 2

Regalar joyas a amigos o compañeros de trabajo 

Puede parecer, quizá, la alternativa menos habitual de las tres.  Sin embargo, si lo que buscas es sorprenderle, llegarle al corazón y agradecerle por los momentos y ayuda que te ha brindado, con toda seguridad una joya será el mejor regalo para ella o para él. 

Si conoces bien a tu compañero/a o amigo/a, puedes arriesgarte con una pieza que creas que encaje con su forma de ser. Pero si no quieres correr riesgos, la sencillez y el minimalismo serán tus aliados a la hora de elegir la joya ideal para regalar.